4R – Reducir, Reutilizar, Reciclar, Resignificar

Captura de pantalla 2015-06-17 a las 11.40.51

Hace 10 años conocí la Cooperativa Reciclando Sueños gracias a la convocatoria que Sebastián Carenzo hizo a nuestro estudio Los Tobi para desarrollar un plan de comunicación de la Cooperativa hacia la comunidad de Aldo Bonzi (Partido de La Matanza, GBA), donde se realizaría un plan piloto de separación de residuos domiciliaria y recolección diferenciada. Trabajamos primero en la identificación gráfica de la Cooperativa para luego desarrollar materiales de comunicación que fueran herramientas para que los cartoneros-recuperadores entregaran a los vecinos de la comunidad.

Fue entonces que yo tuve mi primer contacto con el tema del reciclado de materiales, miles de miles de residuos sólidos que desechamos a diario conformando un rastro material de nuestra existencia, que como la basura bajo la alfombra, hacemos desaparecer ni bien sacamos la bolsa al container de la cuadra. Una y otra vez escuché a Marcelo Loto, uno de los líderes de la Cooperativa, decir “la basura no tiene dueño, tiene responsable”, y con los años empecé a tomar cada vez más conciencia de la potencia de esa afirmación. Así empecé a separar residuos en mi casa y sacarlos en bolsas separadas para que los cartoneros los identificaran sin revolver los containers que en ese entonces, y como ahora en la mayoría de los barrios porteños, juntaban todos los residuos a pesar de estar rotulados entre “reciclables” y “basura común”.

Esta motivación que se despertó allá por 2005, empezó a tomar más fuerza hace dos años cuando sentí la necesidad de empezar a actuar más allá de mi mundo privado. Me preguntába cómo y más que nada dónde, desde qué ámbito poder actuar en la promoción de la conciencia ambiental de las personas que como yo todos los días tiramos cosas a la basura. Y así, de pronto vi la luz: me di cuenta que los 14 años de trabajo más los 9 anteriores de estudio en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA hacían de esa institución mi mejor lugar para empezar a activar mi propuesta.

Así surgió la iniciativa del Grupo 4R – Reducir, Reutilizar, Reciclar, Resignificar que coordino, en el marco del Área de Comunicación y Ciudad de la Carrera de Ciencias de Comunicación de esa Facultad. Empezamos el trabajo con un grupo de alumnos y graduados voluntarios que se acercaron por su interés y conciencia con respecto al tema, y arrancamos nuestro trabajo con una primer trabajo de relevamiento a través de una encuesta en junio de 2014. Queríamos explorar los imaginarios de estudiantes, docentes y no docentes sobre la temática de los residuos y más ampliamente sobre el ambiente, entendiendo como ambiente en primer término el espacio común que compartimos como miembros de nuestra institución.

Fue clave enterarme que de manera informal, gracias al impulso de la agrupación estudiantil El Mate, en la Facultad desde 2012 se venían separando residuos y entregándoselos a la Cooperativa Cartonera del Sur, que opera por licitación del GCBA en la zona de la Facultad. Había un punto de partida, una punta de la ovillo a partir de la cual empezar a trabajar.

Poco tiempo después del nacimiento de 4R, y gracias a la repercusión que generó la encuesta, empecé a colaborar de modo continuo y voluntario con la Secretaría de Proyección Institucional de la Facultad que creó a fines de 2014 el Programa Sociales Sustentable, desde el que se institucionalizó la separación diferenciada de residuos instalando una serie de tachos diferenciados en determinados sectores del edificio. En paralelo, fui nombrada una de las representantes de la Facultad de Ciencias Sociales en la Comisión UBA Verde del Rectorado de la UBA.

Una síntesis del recorrido que me llevó a iniciar este camino y renovar día a día mi compromiso con él puede encontrarse aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *